sábado, 19 de mayo de 2012

La Oferta y la Demanda


Oferta y Demanda

Otra parte de la economía tan básica como fundamental es la combinación de conceptos de demanda y oferta. Estos términos financieros aplican tanto a la macroeconomía como a la microeconomía y es utilizado en casi todos sus aspectos. Estos son:

La demanda: Cuando se habla de demanda, se refiere uno a la cantidad de bienes o servicios que se solicitan o se desean en un determinado mercado de una economía a un precio específico. Al momento de lanzar un producto al mercado previamente se debe tener en cuenta la demanda existente y posteriormente el tamaño de la demanda ya que este es necesario para saber la cantidad de ingreso posible y existente y también el tiempo que se requiere para recuperar las inversiones puestas en el lanzamiento del producto en el caso de una marca. También se debe tener encuentra al momento de hablar de la demanda al consumidor el cual es quien crea en si la demanda. ¿Qué o quién es un consumidor? En economía un consumidor es aquella persona o personas que compran un bien o un servicio que por lo en general, están agrupados en hogares. Lo importante es que realice el acto de compra-venta, es decir, se trate del hecho de entregar dinero en efectivo o un documento a cambio de un producto o servicio del cual puede o no disfrutar en general, en economía será un consumidor quien compre, lo haga con el objetivo de consumir, de acumular o regalar.

Un tipo de demanda existente es la demanda elástica y esta trata de que cuando hay una variación del precio de algún tipo de objeto porcentualmente la cantidad de demanda es mayor ya que esto significaría que podría existir una escases del mismo creando una necesidad entre los consumidores. Por ejemplo: si tomamos el mercado de automóviles Mazda en el país y lo ponemos en un escenario como por ejemplo una ruptura de relaciones con el país fabricante, puede llegar a crearse una gran demanda debido a la escaza producción o en este caso la importación del mismo ya que existirían menos en el mercado y la obtención del mismo se reduciría. Su precio se elevaría obligando a los consumidores a “pelearse” por ellos y así disminuyendo la demanda considerablemente ya que costaría demasiado hasta el punto de salir del rango adquisitivo de una gran parte del país haciendo que la demanda se dirija hacia otro producto más asequible.

Otro tipo de demanda es la inelástica: y esta se trata de que cuando existe una variación en el precio del objeto la cantidad de demanda varía porcentualmente menor al precio, por ejemplo: cuando hablamos de un alimento básico, a pesar de que su precio varié, existirá una muy leve variación de la demanda. Un ejemplo de esto es cuando existe un aumento en el precio de la leche, a pesar de esta tenga un aumento de por ejemplo 200 pesos, la demanda de esta no disminuirá demasiado ya que esta es un elemento de la canasta familiar que es demasiado básico como para obviarse o reemplazarse tan fácilmente.

Con esto podemos concluir que en los objetos que mayor nivel de dificultad de adquisición tengan y exista poca necesidad, pero que es deseado por una gran cantidad de consumidores, su precio tiende a reducir la demanda en sí, mientras que objetos de fácil adquisición y de consumo en grandes masas son aquellos que aunque aumenten o disminuyan de precio la cantidad de demanda tendrá una muy baja variación.  
Hay distintos métodos de la medición de la demanda y a la vez la oferta, una de los más conocidos generalmente por la personas es la gráfica de cuarenta y cinco (45) grados.



Este modelo de la anteriormente mencionado grafica explica el déficit excedente contra la propia producción hecha dentro de una empresa o incluso de un mercado a nivel nacional.

Basándose en graficas como las mostradas sobre estas palabras se puede definir las variantes del marketing, debido al propio equilibrio. Las distintas incógnitas es ¿cómo se lee la gráfica? O ¿cuál es el objetivo de esta? Pues su lectura radica en el mero balance entre oferta y demanda y como un plano cartesiano común y corriente, esta busca un balance en los 45°. Este número simboliza el propio balance perfecto entre oferta y demanda, si la pendiente de esta aumenta resulta que hay mayor demanda que oferta, y a nivel macroeconómico presentaría un crecimiento a nivel económico nacional debido a que hay mas , por asi decirse, petición de bienes generando una necesidad de mayor cantidad de bienes substancialmente hablando. Lo cual se transmite en aumento del empleo, disminución del desempleo por ende y baja inflación, todo esto permite inferir que se generarían más empleos destinados a la creación de empleos y bienestar económico. Pasando a hechos históricos sobre fenómenos como este se puede observar ocasiones como en la época del renacimiento en la cual Europa se veía en gran bienestar económico, pero aun así cayeron en quiebra (la cual España aún no ha logrado salir) debido al mal manejo de los recursos económicos, baja planeación de las finanzas y no pensamiento a futuro. Esto crea incógnitas sobre el pensamiento humano en distintas situaciones económicamente hablando claro.

Está claro que en estas épocas no existía un conocimiento tan basto de la economía como lo existe hoy en día, todo esto se debe, obviamente, al avance  de la economía como ciencia.

La oferta: la oferta es la contra parte de la demanda, esta es la cantidad de bienes o servicios que los productores están dispuestos a vender o a poner en circulación en el mercado con el fin de cubrir las posibles demandas que lleguen a existir en el mercado.
Dentro de un marco macroeconómico cuando la oferta sobrepasa la demanda, se presenta un retraso económico debido a que se introduce una mayor producción del producto y menos personas que demandan por estos, generando un índice alto de desempleo ya que se despedirán personas de la parte productora del producto ya que no se necesitarían más sus servicios, la abundancia de productos pero poco dinero haría más complicado venderlos por lo tanto sus precios disminuirían.
Los factores influyentes al momento de hablar de oferta son:

El precio del producto: este siendo el factor central que determina la cantidad que un fabricante/productor ofrece de su producto. Al momento que el precio de venta del bien es alto, su venta se hace rentable siendo proporcional a que su cantidad sea elevada, sin embargo si el precio de este disminuye, la rentabilidad esperada de su venta decrece y por ende la cantidad que los fabricantes están dispuestos a vender debería aumentar para que estos sigan teniendo ganancias gracias a los grandes volúmenes vendidos.

Precio de los factores: cuando los factores que permiten la producción de un bien presentas variantes, es decir, por ejemplo la energía, materias primas o mano de obra, genera a la vez un variante en la rentabilidad por lo que empresas fabricantes también varían la producción de sus bienes dependiendo de la demanda que exista del mismo.

La tecnología: la propia tecnología utilizada para crear un producto tiene una incidencia directa a la pendiente de la oferta ofrecida, influyente proporcionalmente a los costos de producción.

Expectativas: la expectativa que tengan los empresarios encargados de la producción de bienes influye directamente en la cantidad de producción del producto. Entre mayores sean las expectativas de este producto más se producirán ya que los pronósticos de venta así lo requieren para cumplirse.

La curva de la oferta: es la relación grafica  que hay entre un bien y  de su cantidad ofrecida al mercado, determinando por medio de la pendiente de esta curva como disminuye y aumente la oferta ante la disminución o aumento del precio del bien. Siendo esto denominado como elasticidad.

La oferta establece que ante un aumento del precio o un bien, la cantidad ofrecida de ese mismo ofrecida será aún mayor, generando una relación directamente proporcional entre precio y cantidad del producto a ofrecer.
A su vez también hay distintos tipos de oferta que se presentan dentro de un mercado nacional o incluso internación, denominadas como:

Oferta competitiva: o de mercado libre, es aquella generalmente presentada en el mercado capitalista, y se caracteriza porque es aquella en que los productores o prestadores de servicios se ven inundados en situación de libre competencia, más que todo porque es tal la cantidad de productores que están dentro del mismo rango de servicios que su venta no se define por cantidad sino por calidad.

Oferta oligopólica: caracterizada porque el mercado general se encuentra monopolizado por unos cuantos productores y prestadores de servicios.

Oferta monopólica: que se encuentra caracterizada porque se presenta un solo productor o prestador de servicios, el cual define precios, cantidad y calidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada